Todavía recuerdo como si fuera ayer mi primer viaje, deseaba hacer mi descubrimiento de este mundo que habitamos, verlo con mis propios ojos para convertirme en un narrador de historias. También recuerdo el entusiasmo con el que hacía planes y ese “sustico” que me embargaba cuando pensaba en enfrentarme a lo desconocido (todavía lo siento al viajar). Pero sobre todo, nunca olvido lo que mis amigos y familiares me decían, preocupados por mi integridad intentaron detenerme con cuantas historias de miedo conocían.

– ¿Pero por qué viajas solo?
– ¿No te da miedo?
– ¡Esos países son muy peligrosos!
– ¿Por qué mejor no viajas en avión?
– ¡Te pueden robar!
– ¿Sabes que podrías nunca regresar?
– ¿Y si te enfermas?
– ¡Ese dinero que llevas es muy poco!…
Las anteriores son algunas de las frases con las que trataron de hacerme “reflexionar”… Ahora después de estar viajando por más de cinco años y de haber recorrido tantos lugares puedo hacer mis propias conclusiones y decir que efectivamente VIAJAR ES MUY PELIGROSO, permítanme  explicarles por qué…

 

mochilero_003_05

Los seres humanos físicamente somos muy frágiles, pero no es precisamente por eso que viajar es peligroso, sino porque al hacerlo vas a ver morir los miedos con los que has convivido durante toda una vida, te vas a querer consérvalos hasta último momento, a cambio vas a encontrar que el mundo está lleno de personas increíblemente amables y dispuestas a darte una mano.

Te tocará ver cómo se destroza esa falsa idea de que “viajar es solo para unos cuantos privilegiados y de familias adineradas”; tendrás que enterrarla tú solo, en medio del camino, porque vas a cruzarte con personas que no tienen sangre azul y llevan años viajando, acumulando y acumulando experiencias (a esas yo las llamo VERDADEROS RICOS).
Cuida muy bien todas las historias que te han contado sobre otros países,  es viajando como todos tus valiosos prejuicios se destrozan para darle paso a experiencias únicas que te harán cambiar de parecer.

¿Te imaginas que por andar viajando termines odiando la rutina?, ¿que se te rompan los modelos de éxito que hasta ahora te habían inculcado y que ya no quieras volver a viajar solamente 15 días al año? Esto es lo más fatal para un viajero que apenas inicia y para la sociedad sería muy grave perder un engrane más de esta gran maquinaria.
Sería una lástima que viajando logres conocer lo fuerte y recursivo que puedes llegar a ser frente a las adversidades.

 

mochilero_003_07

Es una tragedia que tu mente llegase a abrirse para entender el mundo que te rodea, y peor aún, que te dieras cuenta que puedes vivir con poco, que llegues a la conclusión de que has gastado muchos años de tu vida trabajando para pagar cosas innecesarias que no sirven para nada más que encadenarte a una rutina y a un salario. La sociedad estará muy desilusionada de ti, si después de viajar decides vivir para ser feliz y no para acumular.

¿No te parece que es muy peligroso emprender un viaje?, sobre todo porque corres el riesgo de que te cambie la vida y que después de vivir esta experiencia nunca vuelvas a pensar igual, qué calamidad sería que te desanimes de trabajar arduamente para escalar en una compañía, porque te habrás dado cuenta que ser importante solo alimenta el ego, y que la búsqueda de la felicidad es realmente la que alimenta el alma.

Corres el riesgo de estar en forma, por hacer largas caminatas, de subir y bajar montañas,  nadar en ríos, por montar en bicicleta largas distancias acumulando en tu mente momentos y lugares mágicos. Sería un infortunio que en medio de un viaje, puedas encontrarte a ti mismo, que logres conocerte, descubrir el verdadero valor de estar vivo, lograr cambios radicales en tu vida, esos que te hacen crecer.
Si aún con todo lo que he dicho no sientes miedo de viajar, ten mucho cuidado porque lo peor que te puede pasar, es que sientas que un lugar, una cultura, o por qué no, un persona te roba el corazón; eso sucede a menudo y pasa cuando menos lo esperas. – ¿No sientes miedo todavía?
Si viajas solo, te verás en la penosa tarea de socializar, de vencer la timidez iniciando una conversación con personas extrañas y potenciales nuevos amigos.

 

mochilero_003_06

Si aun así decides viajar, toma todas las precauciones posibles, no sea que de pronto te encuentres viviendo al límite, sintiéndote libre, sonriendo con un grupo de amigos nuevos, de diferentes lugares de este mundo, verás que luego será un grave problema tener tantos amigos dispersos en todo el planeta.

Mejor dicho, no encuentro palabras para describir lo peligroso que es un viaje para una mente estrecha, para esos pobres seres humanos que solo viven para adquirir y pagar deudas, esto de emprender un viaje es nocivo para los que solo siguen un guión en la vida, a los que el miedo a lo incierto los lleva siempre a jugar seguro, sin correr riesgos, sin tropezarse, sin vivir…
Viajeros, Dios los bendiga.