Ahora vivo sin la cómoda oficina que ocupaba cada día, donde nunca sucedía nada nuevo, me aventuré a dejar el puerto seguro, la estabilidad económica y una vida monótona; dejé de luchar por sueños ajenos y le aposté a los propios.
Renuncié para viajar, planeé dejar de ser empleado hace un poco más de un año atrás, eso implicó aprender a ahorrar, a controlar el miedo a no tener dinero y dominar el deseo; cambiar mis hábitos de consumo, adquirir educación financiera,en pocas palabras aprendí a vivir con poco, a disfrutar lo que soy, lo que tengo y lo que me rodea, a preocuparme menos por lo que me falta.

mochilero_002_01

Ya ven, no lo hice a la ligera, lo panifique y viví un proceso largo, desaprendiendo y aprendiendo nuevos hábitos, un auto-convencimiento de que la vida es mucho más que hacer dinero, entender que nada es más valioso que estar vivos y que cada día que pasa nunca regresará. Cuando por fin acepté todo esto, decidí dedicarme a ser feliz (lo cual está preocupado a algunos, ya que ser feliz no parece ser tan rentable económicamente).

No sé si les ha pasado que cuando sueñan mucho con algo, mentalmente se visualizan con esa meta cumplida y cuando por fin la alcanzan pierden un poco la capacidad de asombro, porque ya lo has vivido muchas veces antes en tu mente. Pues eso me sucedió, y cuando llegó el momento, no fue difícil escribir la carta de renuncia. Nunca comenté mis planes a nadie, en la empresa todos quedaron sorprendidos por mi decisión, pues tenía todo lo que un empleado innato puede desear, estabilidad y beneficios laborales, manejo del tiempo, buen salario, carga laboral moderada. No solo ellos se sorprendieron, sino también mi familia, mis amigos y todos los que ahora me preguntan a qué me dedico y me escuchan responder SOY VIAJERO.

mochilero_002_02

Los comprendo, hoy en día la mayoría de personas ven como una pérdida de tiempo el perseguir un sueño, hacer cosas como escribir un libro, tomar fotografías, tocar un instrumento, escribir canciones, dibujar, viajar… “Hay que producir”, es lo que normalmente me dicen después de escucharme decir que deseo conocer y recorrer el mundo. Creo que estamos demasiado obsesionados con ser dueños de algo (aunque nacimos y nos iremos sin nada).

En las escuelas no nos enseñaron a cumplir sueños, nunca aprendimos a ser seres humanos felices, solo nos hablaron de matemáticas, sociales, español, biología, la mitosis, los complicados problemas de Baldor, el diploma y a trabajar para lograr ser alguien en la vida…
¿Será que debemos ser alguien porque ya nos hemos olvidado?,
¿Acaso hemos perdido nuestra esencia?
¿Por qué dejamos de ser felices?
Un día leí que “la persona más poderosa en el mundo, es la que es dueña de sí misma” y es precisamente eso lo no somos hoy en día, nos hemos alquilado para construir sueños ajenos.

mochilero_002_03

Cuando renuncié no sólo estaba quedando libre de un contrato laboral, sino que también recuperé mis sueños, pude empezar a trabajar en ellos con más dedicación. No quisiera llegar a viejo y darme cuenta que no hice lo suficiente por ellos.
Ahora hago más de eso que me hace feliz, y por fin ME VOLVÍ RICO, ya que la riqueza no es la cantidad de dinero que puedas acumular, sino en la cantidad de experiencias que puedas vivir y guardar en tu cabeza. Es eso lo que todos van a querer escuchar de ti cuando seas viejo, no tus historias en la compañía donde trabajabas.

Ahora soy un “Viajero Emprendedor”, así respondo cuando me preguntan a que dedicó mi vida. No solamente ruedo por el mundo en busca de experiencias y aprendizajes, sino que al mismo tiempo ejerzo mi profesión de forma independiente, sigo siendo Diseñador Gráfico Freelance, pero ahora mi oficina está en la red www.ojosonoro.com
Me muevo por el mundo con libertad en busca de que algo suceda cada día, porque cuando en tu vida no sucede nada, es tiempo de hacer cambios, y cambios de verdad.

Renuncié y afortunadamente no he muerto de hambre, lo hice responsablemente, pagué primero mis deudas, terminé los compromisos inecesarios, dejé y adquirí nuevos hábitos y finalmemte me arriesgué.
La vida está llena de oportunidades y si no estás dispuesto a dejar ir tu condición actual, tus manos nunca estarán vacías para poder recibir todo lo bueno que está por venir.

Viajeros, que Dios bendiga sus planes.

Suscribirte